En este tiempo cronológico, una referencia al Soplo Krístico

 

El sentido orante de hoy se manifiesta por este tiempo cronológico en el que se hace referencia a “El Soplo Krístico”.

Lo habitual es hacer un recorrido por el sentido del sufrir… y valorar lo que esto significa.

Luego, como si fuera un apéndice –que es lo habitual– la resurrección se manifiesta, pero no tiene… no le han dado la trascendencia que realmente implica.

Y cierto que, a partir de una serie de tiempos, los poderes humanos se hacen intransigentes. Y cualquier opinión, referencia, influencia o… –simplemente– posición, que no sea… de lo ya pactado, de lo ya acordado, de lo ya reprimido, es perseguida; es castigada.

 

Se instaura, en el sentido Krístico, “el sufrir”, como… la consecuencia de “ser consecuente” en el imperio del poder humano. Y, al ser consecuente con lo Divino en el imperio del poder humano, el sufrir es el pago que la soberbia de humanidad otorga a todo aquello o a todo aquel que se revela.

 

Nos advierte, ese Soplo Krístico, que ¡no se debe renunciar a ninguna inspiración… Divina!, aunque ello conlleve… el castigo, la persecución, la crítica, la mofa…

Todo lo que se ejercite “En el Nombre”… del Misterio Creador, tendrá en las sociedades humanas un rechazo, una burla, un desprestigio.

 

Y ahora viene un detalle trascendente: realmente, cuando se es absolutamente consecuente con lo que se siente, con lo que se vive, ¿realmente existe castigo o represión o persecución que produzca sufrimiento…? ¿O –más bien– el descubrirse en la fe, el descubrirse en el credo, nos hace inmunes… a cualquier persecución o castigo?

Y decir “nos hace inmunes”, no significa que no se sienta, no se perciba… –no–; no se note la persecución y el daño. ¡No! Significa que estamos en el sentido adecuado, porque estamos siendo “consecuentes con”.

 

Y además, en esa consecuencia, el Soplo Krístico nos “culmina” bajo la idea de la resurrección, ¡como para recordarnos!… que cualquier incidencia sobre el mundo material de nuestra estructura, de nuestra configuración, “no perecerá”… si se es fiel a lo sentido, a lo descubierto, a lo creído.

Una resurrección… que se da ¡día a día!; que se expresa… en todo momento.

 

La imagen histórica nos da un drama final.

La imagen Divina nos da una culminación excepcional.

 

Efectivamente, cuando el ser de humanidad trata de manejar y manipular lo que no le corresponde –“la Creación”–, sucumbe.

Y ése es otro mensaje evidente.

 

Si permanecemos en el impulso y en la intención creadora, nuestra configuración, nuestra estructura… se va a renovar continua y permanentemente. ¡Aquí! Y seguirá los caminos de Misterio de la Creación.

 

Podríamos decir, de manera culminante, que el sentido orante del Soplo Crístico, tomado en estos instantes, sería el descubrir –en estos tiempos de materialidad desesperada–… descubrir que… el aliento de hacernos conscientes de que habitamos en un infinito y en un eterno movimiento de Creación de Misterio, nos lleva a la fantasía, a la ilusión, a la poesía, a la imaginación ¡y!... –¡también!–... a la renovación y a la regeneración permanente de nuestro ser configurado, establecido, ¡brotado!... por decisión de lo Innombrable.

 

En consecuencia, no es –cronológicamente– un tiempo de dolor y desespero, sino que, bajo la visión orante, es un tiempo de clarificación, de estímulo, de… la gran revelación: nuestra configuración es eterna.

 

Y si nos hacemos conscientes de nuestra pertenencia Divina, lograremos abolir la soberbia y la vanidad del poder, que persigue todo lo que no sea… él mismo.

 

Así….

¡Así!

‘A-leluya’

***

TIAN

TIAN

Sede centrale della Scuola Neijing
RADIO E TELEVISIONE

RADIO E TELEVISIONE

Il nostro canale di comunicazione
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Associazione Ispirazione Femminina
SEDES

SEDES

Neijing Scuole nel mondo